Las falacias del álamo en Chile

Primera falacia: Si preguntamos a alguien que posea álamos plantados en su propiedad, o esté relacionado(a) con la actividad agrícola y/o forestal, ¿cuáles son las condiciones ambientales (de sitio) que requiere “el álamo” para su cultivo?, este(a) responderá que “el álamo” requiere de “un suelo profundo, fértil, con suficiente agua…”. La respuesta no debe sorprender. Debemos esperar la misma respuesta si la pregunta hubiese sido ¿cuáles son las condiciones ambientales para que el pino radiata, el eucalipto, o cualquier especie forestal de rápido crecimiento, pudiera crecer a su máxima capacidad, expresando todo su potencial, sin otra intervención silvicultural que la plantación al año cero y luego volver al predio para la cosecha final a la edad de rotación? La respuesta sigue siendo la misma. Un suelo profundo, fértil, bien irrigado presenta las condiciones ambientales perfectas para cualquier especie forestal de rápido crecimiento si lo único que queremos hacer es ir a plantar, no realizar prácticas silviculturales intermedias y luego, al final de la rotación, ir a cosechar.

Segunda Falacia: Si preguntamos a alguien relacionado con el sector forestal ¿Cómo es la calidad de la madera de “el álamo”? Este(a) responderá que “…no es buena” Luego, agregará frases como: “…tiende a rasgarse, una vez volteado el árbol”; “…tiene problemas de secado”; “…muestra calidades muy heterogéneas, cuando se procesa”; etc. Si hablamos de “el pino”, el público ilustrado en temas forestales o no, piensa inmediatamente en Pinus radiata; luego, la madera de pino es “la madera de pino radiata”. Igual caso ocurre si preguntamos sobre la “madera de eucalipto”. Todo el mundo piensa mayoritariamente en Eucalyptus globulus, mientras que los más ilustrados responderán preguntando “¿Eucaliptus globulus o nitens? Pero, si nos comentan que la madera de álamo es mala, debemos preguntarnos ¿de qué álamo me hablan,…de qué híbrido? ¿I-214, I-488, …, algo llamado “Rolando”? Sólo por mencionar algunos de los pocos conocidos en Chile. ¿Cuál es el origen genético de los padres que originaron el híbrido? ¿Híbrido de dos especies norteamericanas, tales como P. trichocarpa y P. deltoides? ¿O bien uno de ellos de origen europeo, tal como P. nigra? Entonces ¿es un híbrido euroamericano?. Nadie duda en llamar a la madera de pino radiata como “la madera de pino”, pero nadie es capaz de responder con total seguridad de qué tipo de híbrido se refiere cuando habla para criticar “la madera de álamo”. Nuevamente podemos mencionar que tradicionalmente, pequeños forestadores con álamo han comprado sus varas a terceros, quienes establecen sus viveros con mínimas normas técnicas. A su vez, estos últimos las han comprado a otros que certifican la identidad genética de lo que venden mediante la observación ocular. Como resultado, los compradores de álamo creen que compran lo que compran; y los viveristas creen que venden lo que venden. No hay una entidad que certifique el origen genético del álamo comercializado en Chile.

Las dos falacias anteriormente señaladas son dos aristas del mismo problema. Existe un desconocimiento sobre el real potencial que representa el cultivo intensivo del álamo en Chile. El género Populus es el tercer género forestal de mayor valor económico en el mundo. Mediante la selección genética ha sido posible generar genotipos de muy rápido crecimiento, adaptados a diversas condiciones ambientales, capaces de responder eficientemente a la silvicultura de precisión y producir madera de notables características. Esto ha ocurrido en diversos países de Europa, en EEUU y Canadá, por mencionar algunos, y puede ocurrir en Chile. Para lograr esto es necesario contar con una base genética muy amplia y un programa intensivo de selección clonal. Pero esta base y este programa no existían en el país hasta 1999. Los intentos más serios para introducir variedades de álamo habían sido desarrollados por la misma compañía forestal que posee la mayor parte de las plantaciones en el país y por el INFOR. Debido a que estas dos únicas instituciones han ensayado el germoplasma introducido en un número muy reducido de condiciones de sitio, los resultados de tales esfuerzos de ensayo no pueden ser extendidos a otras condiciones ambientales que también podrían permitir el establecimiento y crecimiento de plantaciones de álamo. Cualquier extrapolación hecha en el pasado reciente, basada en muy pocos híbridos plantados en muy pocos sitios, sin haber realizado ensayos clonales científicamente bien diseñados o sin aplicar una silvicultura intensiva, sólo contribuyó a fomentar la creencia en las falacias anteriormente mencionadas.

Cabe señalar que prácticamente la totalidad de las plantaciones de Populus en Chile, que bordean las 6.000 hectáreas están basadas unos 5 híbridos, que responden a las siguientes denominaciones:

Nombres del Híbrido: Pedigree (madre × padre):
I-214 Populus × canadensis Populus euroamericana D × N
I-488 Populus × canadensis Populus euroamericana D × N
N.N.D.V. Populus × canadensis Populus euroamericana D × N
63/51 o Harvard P. deltoides D
Rolando P. deltoides D